top of page

Alégrense siempre y oren sin cesar


Estén siempre alegres, oren sin cesar.

(1 Tesalonicenses 5:16-17)


Dios es la fuente de toda la alegría. La alegría de Dios es nuestra fuerza, por eso debemos alegrarnos en Dios y no en las circunstancias. No importa cuál sea la situación Dios continúa siendo el Señor de nuestra vida.


La alegría que Dios da es duradera, brota de su amor y no tiene fin. El amor de Dios nos alegra y nos motiva a compartir la alegría de la salvación en Cristo Jesús.


Como todo en la vida, hay tiempo para alegrarnos y hay tiempo para orar. Orar sin cesar es buscar a Dios y relacionarse con él. Tal como nos relacionamos con nuestros familiares, así debemos buscar relacionarnos diariamente con Dios.


El fruto de esa comunión es el amor y la alegría de tener un Dios tan presente.


Ora y alégrate

Habla con Dios, ora. Dios quiere oírte y alegrar tu día.

Alégrate en Dios. Él es suficiente en tu vida.

Comparte esa alegría con tu prójimo. Dios se alegrará todavía más.


Para orar:

Dios, tú eres el motivo de mi alegría. Aun en los momentos difíciles sé que estás conmigo y por eso me alegro. Tú eres soberano y sé que me amas, por eso me siento seguro en tus brazos. Muchísimas gracias, Papá. Amén.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commenti


bottom of page