top of page

Disfruta de la paz de Dios




La paz les dejo; mi paz les doy. Yo no se la doy a ustedes como la da el mundo. No se angustien ni se acobarden.

(Juan 14:27)


Vivimos en un mundo inquieto y competitivo en el que casi siempre necesitamos tomar una postura y defenderla. Eso nos genera estrés y cansancio.


Cuando Jesús declaró esas palabras del versículo a los discípulos, él estaba pasando por un gran momento de persecución y tribulación. En medio de ese escenario angustiante Jesús derramó su paz.


Solamente Cristo puede extender la paz en medio de la guerra. Solo él nos puede dar la paz que excede a todo entendimiento y calmar nuestro espíritu. La paz que el mundo da es inconstante y pasajera, pero la paz de Dios es reconfortante y eterna.


Recibe la paz de Dios y calma tu corazón: ¡el que venció al mundo está de tu lado!


Recibe la paz de Dios:

Dios nos dio acceso a su paz, búscalo a través de la oración. Derrama tus miedos y angustias ante Dios. Solo él puede confortar nuestro corazón.

La Palabra de Dios alienta el alma y nos da dirección. Nuestro corazón se tranquiliza cuando siente que Dios va guiando. Busca la Palabra de Dios.


Para orar:

Señor Jesús, solo tu paz puede calmar mi alma. Confío en tu poder y en tu Palabra. Quiero disfrutar de tu paz, derrama tu Espíritu sobre mí. En tu poderoso nombre, amén.

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page