top of page

La energía que necesitas



Él fortalece al cansado

y acrecienta las fuerzas del débil.

Isaías 40:29

Solamente Dios es capaz de restaurar nuestras fuerzas de una manera eficaz. La vida cristiana no es fácil. Hay momentos en los que estamos cansados al punto de que nada nos puede reanimar, ni un buen sermón o consejo. No podemos descartar que eso nos pueda suceder a nosotros.

Cuando estamos cansados a ese nivel solo hay un único recurso: pedir a Dios con fe y con sinceridad que restaure nuestras fuerzas y nos dé ánimo. Solo Dios es capaz de fortalecer lo que está débil y dar fuerzas donde no hay energía. Dios es la fuente inagotable de poder.

Cuando el profeta Isaías dio esta palabra a su pueblo, fue una respuesta enérgica de Dios al desánimo y la debilidad. No había exigencias en la promesa, Dios obraría sin reservas. Y en situaciones como esta, cuando hay mucho desánimo y cansancio, Dios es fiel en su obrar.

Lo que debemos hacer es reconocer la realidad del poder de Dios y pedir su intervención sin dudar. Dios restaura al cansado, fortalece al que está sin fuerzas. Basta confiar en su poder y clamar a él para que obre.

Necesitamos de Dios

Abre tu corazón y pon tu situación delante de Dios. Tal vez este momento pueda ser la hora perfecta para que te entregues en las manos de Dios confiando completamente en su poder.

Aunque te sientas con pocas fuerzas sigue adelante en fe, en espíritu de oración buscando la presencia de Dios. Mantente atento para oír su voz.

Toma tiempo para leer la Palabra. La Biblia es el "energético" del cristiano. Es el modo más rápido para alimentar tu espíritu.


Para orar:

Dios, ¡tú eres la fuente de todo poder! Estoy sin fuerzas y cansado, pero confío en ti. Creo en tu poder. No hay nada imposible para ti. Eres capaz de transformar mi vida completamente. Fortalece mi alma, por favor. En el nombre de Jesús, amén.


1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Комментарии


bottom of page