Si te enojas, no peques




Parece poco probable, ¿no crees? ¿ De veras alguien puede estar enojado y no pecar? Sí, eso es exactamente lo que la Biblia dice que debemos hacer. Tanto en este Salmo como en Efesios 4:26 donde se citan esas palabras, dice: "Si se enojan, no pequen".

El texto no condena los sentimientos humanos. Por el contrario, Dios sabe lo que sentimos. Él entiende que hay momentos en los que nos sentimos realmente irritados con algo o con alguien. ¿Qué hacemos entonces?

¡No peques en el momento en que sientas ira!

Si actuamos movidos por sentimientos de ira, pecaremos. Recuerda esto: la venganza, tomar la justicia por tus manos, pelear, ofender, el descontrol, actuar sin reflexionar, y otras reacciones semejantes son pecado. Por eso la Biblia nos orienta a consultar el corazón antes de dormir, reflexionar, orar y sosegarnos. Antes de que ataquemos a alguien para intentar descargar nuestra ira, podemos simplemente llevarla delante de Dios en oración.

Cuando te sientas airado:

  • Cuenta hasta 10... puede ser una buena estrategia. Da tiempo al tiempo e intenta tranquilizarte.

  • Dominio propio: no reacciones por impulso o por motivos incorrectos.

  • No pases mucho tiempo rumiando el sentimiento de ira o la rabia.

  • Antes de que que termine el día piensa sobre el asunto, ora y pide que Dios aquiete tu corazón.

  • Sea justo o injusto el motivo de tu ira no permitas que este sentimiento te domine.

  • Confía que Dios es tu Justicia. Búscalo y entrégale tu causa. Recuerda que él cuida de ti.

Para orar:

Señor mi Dios, tú sabes todas las cosas. Sabes el motivo por el cual estoy tan enojado y que no quiero pasar todo el día sintiéndome así. Por favor, encárgate de esta situación. La coloco en tus manos. Intervén a mi favor. Te pido que me ayudes a mantener el control para no pecar contra ti. Amén.

6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo