Él es tu fortaleza en tiempos de angustia


Creer en Dios no nos aleja de las adversidades, pero sí marca una gran diferencia en el modo en el que enfrentamos esas situaciones. Es, precisamente, en medio de las dificultades que Dios se mueve de forma especial. Por eso, debemos aferrarnos a Dios en medio de nuestros problemas llevándolos delante de él en oración.

La fortaleza es una estructura arquitectónica construida para defender una ciudad de un ataque enemigo. Tal como el salmista lo ilustró, es así como Dios obra en nuestra vida.

La Palabra de Dios fortalece nuestro corazón para que podamos resistir en las adversidades. Ese mecanismo de defensa espiritual, la Palabra del Señor, nos protege de los ataques del enemigo y nos da una dirección.

Dios no nos abandonará, por el contrario, él nos acompaña y en esos momentos podemos clamar a su poderoso nombre.

Dios es tu protector

Estos artículos pueden ayudarte a aumentar tu confianza en Dios:

  • Confía en Dios en los momentos difíciles

  • 4 versículos para encontrar ánimo en tiempos difíciles

Para orar:

Señor, tú eres mi protección, mi fortaleza. Tu Palabra me trae seguridad. Aun en medio de las dificultades, yo sé que tú me proteges. Muchas gracias por tu protección y tu amor. Amén.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo